09 dic 2014

¿Problemas con el suelo pélvico?: descubre el falso mito de las Bolas Chinas

0 Comentarios

Cada día más mujeres se apuntan a utilizar las bolas chinas como método de fortalecimiento del suelo pélvico pero… ¿lo hacen correctamente?

En primer lugar, hay que aclarar que el llevar puestas unas bolas chinas NO produce ningún tipo de PLACER como mucha gente piensa. Esta idea equivocada viene del hecho de que, hace unos años, las bolas chinas sólo se vendían en los sexshop y se relacionaban por ello con el juego erótico y el placer sexual.

En realidad, sí se pueden vincular con el placer sexual porque, el hecho de utilizarlas, aumenta el tono de la musculatura de suelo pélvico y, consecuentemente, la sensibilidad durante las relaciones pero no porque las bolas en sí produzcan placer alguno.

Hoy en día, las bolas chinas se venden en casi todas las farmacias existiendo varias marcas con distintos diseños. Para deshacerse de esa fama de los sexshop, las denominan “esferas de fortalecimiento de suelo pélvico” o “bolas de tonificación del suelo pélvico” pero las bolas (con una estética más allegada al ámbito sanitario) siguen siendo las mismas.

¿CÓMO FUNCIONAN?

Como hemos dicho anteriormente, las bolas chinas aumentan el tono muscular del suelo pélvico (no la fuerza). Las bolitas que tienen dentro y el choque entre ellas producen pequeñas vibraciones que producen la activación de la musculatura y el aumento de su tono. Por ello, cuando nos ponemos las bolas chinas, debemos estar en movimiento (no quedarnos sentados o acostados).

La mayoría de estudios demuestran la eficacia de las bolas chinas utilizándolas durante 30 MINUTOS diarios. Sin embargo, esto depende del tono que ya tiene nuestro suelo pélvico y la capacidad de mantener las bolas sin que se caigan.

UN ERROR FRECUENTE

Debido a la popularización de este instrumento de tonificación, ante posibles (y no verificadas) señales de debilidad de suelo pélvico (período postparto, incontinencia urinaria, menopausia, etc.), se indica de forma indiscriminada la utilización de bolas chinas. Sin embargo, esta indicación es muchas veces inadecuada puesto que:

1. Si el tono del suelo pélvico es demasiado débil, éste no es capaz de aguantar el peso de las bolas y se caen. Primero, hay que realizar un trabajo adecuado de suelo pélvico, conseguir tono muscular y , a continuación, empezar a utilizar bolas chinas adecuando el tiempo y el peso a cada caso.

2. Los síntomas de incontinencia urinaria o fecal no siempre son debidos a una hipotonía de la musculatura de suelo pélvico (puede haber una alteración de los reflejos, falta de fuerza, tensión en determinadas zonas del suelo pélvico, etc.). Es muy importante valorar primero cuál es la causa y actuar en consecuencia.

En Clínica Cobián, para garantizar una atención integral a nuestras pacientes, disponemos de una unidad de Fisioterapia especializada en el Suelo Pélvico y en el tratamiento de afecciones durante el embarazo y el posparto. Si quieres ampliar información sobre el servicio de fisioterapia puedes ponerte en contacto con nosotros en el 981 14 29 29 o a través del correo electrónico de nuestra fisioterapeuta abandin@clinicacobian.es.

Comparte...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestEmail this to someonePrint this page
[top]