11 jul 2016

¿Vas a darle pecho a tu bebé?: Todo lo que debes saber para prevenir la mastitis

0 Comentarios

La mastitis es un inflamación de uno o varios lóbulos de la glándula mamaria. Aunque la causa puede ser infecciosa o de otra índole, los procesos no infecciosos suelen convertirse en infecciosos, por lo que algunos autores consideran a la mastitis como una forma inflamación y obstrucción de los conductos que transportan leche desde los lóbulos mamarios al pezón.

La mastitis posparto, afecta, de media, a un 10% de las madres en periodo de lactancia. La mayoría de los casos se presenta en las 12 primeras semanas de lactancia, aunque puede aparecer en cualquier momento. La mastitis es uno de los principales motivos de abandono de la lactancia.

Estoy dando pecho a mi bebé, ¿cómo puedo prevenirla ?

  • Asegúrate de que el agarre del lactante al pecho es el adecuado.
  • Evita el destete súbito, restricción de tomas.
  • Se debe amamantar a demanda y a menudo. Asegurarse de que el bebé termine el primer pecho antes de ofrecerle el siguiente.
  • Asegúrate de que los pechos no se llenen demasiado.
  • Evita comprimir los pechos con ropa, bolsos pesados o con la mano.
  • Comienza  tratamiento cuando sospeches que sufres una obstrucción mamaria.

¿Cómo sé si se tengo una mastitis?

La lactancia materna es la forma natural de alimentar a los bebés y está considerada el método óptimo de alimentación infantil por sus ventajas nutricionales, emocionales e inmunológicas. Si le estas dando pecho a tu bebé con una simple exploración clínica se puede saber si se trata de una mastitis. Para determinar si es una mastitis infecciosa o no será necesario analizar una muestra de leche.

Los síntomas varían en función del tipo de mastitis:

Agudas: Enrojecimiento, aumento del tamaño del pecho. Zonas de induración. Disminución de la secreción de la leche. Síntomas similares a la gripe ( fibre, dolores musculares, dolores articulares, escalofríos). Abscesos.

Subagudas: Dolor en el pecho ( pinchazos, calambres, sensación de quemazón). Zonas de induración en el interior del pecho. Disminución en la secreción de leche. La leche sale por 1-2 orificios, escurre/ gotea. Los niños hacen tomas largas y/o frecuentes. Alternan momentos en los que están relajados con fases en las que hacen un amamantar agresivo ( tiran del pezón y movimientos característicos de la cabeza).

Subclínicas: Ausencia de dolor, resto de síntomas similares al de las subagudas.

A pesar de que la mastitis es muy dolorosa y puede darte gran malestar general se suele solucionar rapidamente siguiendo el tratamiento recomendado. En Clínica Cobián disponemos de  personal de enfermería especializado en Nutrición Pediátrica y Lactancia Materna con el objetivo de ayudar a las madres a llevar a cabo las mejores prácticas de alimentación en la primera infancia.

 

Comparte...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestEmail this to someonePrint this page
[top]