Ecografía doppler de malformaciones

Ecografía doppler de malformaciones

Entre las 18 y 22 semanas, se realiza la ecografía para el descarte de malformaciones fetales. Esto supone una valoración sistemática de todos los órganos principales del bebé y, si procede, de su función. La gran mayoría de los bebés están sanos pero, desafortunadamente, algunos tienen problemas serios que casi nunca pueden predecirse por la historia familiar o la salud de la madre. Aproximadamente la mitad de las malformaciones congénitas importantes, se pueden detectar en esta ecografía, si bien no pueden descartarse las que no tienen expresión ecográfica o se presentan de forma tardía. Así, antes de someternos a esta ecografía, los padres deben de entender que no todas las malformaciones se pueden detectar ecográficamente y que bebés aparentemente normales en el estudio ecográfico pueden tener algún problema.

Entendemos que una madre realiza esta ecografía porque quiere conocer todos los problemas que puedan ser diagnosticados. En Clínica Cobián estamos especializados en diagnóstico prenatal y, además de utilizar ecógrafos de última generación, estamos acreditados para ello por la SESEGO (Sección de Ecografía de la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia) con el Nivel IV, máximo nivel de capacitación. Pertenecemos también a la prestigiosa International Society of Ultrasound in Obstetrics and Gynaecology (ISUOG), por lo que la valoración de tu embarazo lo realizará un profesional altamente cualificado. Tras el estudio ecográfico recibirás un informe detallado de tu bebé, en el que se incluyen gráficas de crecimiento e imágenes.

Durante esta ecografía, además de la morfología del bebé, se valora también el crecimiento fetal, el líquido amniótico y la localización de la placenta. Podemos, casi siempre, ver el sexo del bebé, pero solamente lo diremos si nos lo solicitan. Realizamos también estudio de los flujos Doppler de las arterias uterinas. Ésta es una técnica utilizada para predecir pre-eclampsia severa o retardo en el crecimiento del bebé, especialmente en embarazadas de alto riesgo (con complicaciones en embarazos anteriores o en mujeres hipertensas).

Patologías que pueden ser detectadas entre las 18 y 22 semanas y la probabilidad de detección (RCOG 2000):

cuadro-morfo