Ginecología

gine4

En Clínica Cobián somos un equipo de especialistas en ginecología que nos dedicamos al diagnóstico y tratamiento de las enfermedades del aparato reproductor femenino.

Somos un centro de referencia en la utilización de la ecografía para el manejo de problemas ginecológicos. Contamos con ecógrafos de última generación, equipamiento para el diagnóstico y tratamiento de problemas en el cuello del útero, así como instrumental para la realización de histeroscopia ambulatoria.

En Clínica Cobián te garantizamos una atención personalizada en el cuidado de tu salud así como nos coordinándonos con otros profesionales sanitarios en caso necesario.

ECOGRAFÍAS GINECOLÓGICAS
En Clínica Cobián tenemos especial interés en ecografía ginecológica. Realizamos ecografías para nuestras pacientes y también para pacientes de otros profesionales que nos lo soliciten.

¿Qué supone una ecografía ginecológica?

Inicialmente se te pedirá que nos comentes brevemente tu problema, la fecha del primer día de tu última regla (si procede) y si has tenido algún problema ginecológico o médico en el pasado.

La gran mayoría de las ecografías ginecológicas se realizan por vía transvaginal (a través de la vagina), por ser la vía óptima para valorar los órganos pélvicos. En caso de no ser posible, también ofrecemos la posibilidad realizarla por vía rectal o abdominal. Las imágenes obtenidas por vía abdominal no son tan buenas como las obtenidas por vía vaginal, por lo que, preferimos, si es posible, la vía vaginal.

Resultados

Las imágenes ecograficas se archivan en nuestra base de datos. Emitimos un informe que recoge los hallazgos de la exploración y pruebas realizadas y te entregamos una copia. Si acudes a nuestra clínica referida por otro especialista, te daremos otra copia para que le entregues a tu médico o se la enviaremos por fax o correo electrónico si nos lo solicitas.

Preguntas frecuentes

¿Por qué una ecografía transvaginal?

Al colocar la sonda en la vagina, cerca de la zona a estudiar, obtenemos imágenes más claras y precisas más difíciles o imposibles de obtener por vía abdominal.

¿Cómo se realiza una ecogafía transvaginal?

Se introduce en la vagina una sonda del tamaño de un tampón. Para la gran mayoría de las mujeres la exploración no es dolorosa y no precisa tener la vejiga llena, lo que disminuirá incomodidades tanto durante la espera como en la exploración.

¿Importa si tengo el período?

No. Al menos que el período sea muy abundante, no afecta para la realización de la ecografía transvaginal.

¿Tengo que beber agua antes de la cita y tener la vejiga llena?

No. De hecho la vejiga vacía nos facilita la realización de la ecografía. Sólo necesitamos que tengas la vejiga llena si no podemos realizar la ecografía por vía vaginal y tenemos que optar por la vía abdominal. En este caso, te pediremos que bebas entre 1 y 2 litros de agua 90 minutos antes de la exploración.

REVISIONES GINECOLÓGICAS
El objetivo de una revisión ginecológica es descartar que no existan cambios en los órganos reproductivos que puedan indicar riesgo de desarrollo de enfermedad. Si ésta se detecta en un estadio temprano, las posibilidades de que se pueda tratar y que no se convierta en una condición letal son muy elevadas.

Las revisiones ginecológicas siempre se realizan en función de la paciente y dependen de su edad, antecedentes médicos personales y familiares.

Durante una revisión ginecológica rutinaria:

  • se tomará historia clínica
  • se realizará examen abdominal y pelviano
  • se tomará citología cervical (Test de Papanicolau)
  • se realizará colposcopia (en caso de ser necesario)
  • se realizará ecografía transvaginal o transabdominal
  • se realizará examen mamario
  • se solicitarán, si proceden, pruebas complementarias como, mamografía, densitometría ósea o estudios bioquímicos u hormonales
  • daremos consejos anticonceptivos o de fertilidad si la paciente lo solicita
MENOPAUSIA
Como resultado del incremento de la edad media de la población, más del 30% de la población femenina está ahora menopáusica. En los últimos años ha existido bastante controversia sobre el uso de la terapia hormonal sustitutiva. No es sorprendente que muchas mujeres estén confundidas y preocupadas sobre qué hacer para controlar sus síntomas y mejorar su calidad de vida.

Nos consultan mujeres que están comenzando con síntomas menopáusicos o que ya los tienen y quieren conocer más en profundidad ventajas y riesgos de los distintos tratamientos disponibles para ellas. Nuestro objetivo es mejorar la calidad de vida de mujeres menopáusicas (aliviando síntomas y disminuyendo el riesgo de desarrollar enfermedad coronaria, osteoporosis u otras patologías) basándonos en un estudio individualizado de cada una.

También valoramos a mujeres con menopausia precoz que, además de pedirnos consejo de cómo tratar sus síntomas, quieran valorar su fertilidad.

Síntomas

A corto plazo

Sofocos y sudores nocturnos son muy comunes durante la menopausia. Estos pueden ocurrir en cualquier momento e ir disminuyendo. Cambios de humor, irritabilidad y pérdida de concentración son otros de los síntomas de la menopausia. Además, la piel de la vagina y el suelo pélvico se debilita durante la menopausia causando malestar, infecciones y ocasionalmente incontinencia de orina. Muchas mujeres refieren disminución de la libido también.

Complicaciones a largo plazo

La osteoporosis es la complicación más común de la menopausia a largo plazo. La falta de estrógenos produce una disminución progresiva de la densidad ósea. Este proceso se conoce como Osteoporosis y al cabo de varios años incrementa el riesgo de fracturas óseas. Algunos casos de osteoporosis pueden producir problemas de columna, disminución en altura o fracturas de cadera tras traumas mínimos. La incidencia de enfermedad coronaria y trombosis incrementa después de la menopausia.

SCREENING DE CÁNCER DE OVARIO
El cáncer de ovario no es una enfermedad con gran incidencia. Se le conoce como el asesino silente pues debido a la falta de síntomas se diagnostica tardíamente, cuando el tratamiento es menos efectivo. Por este motivo surgió la necesidad de buscar un método que detecte signos precoces de la enfermedad (screening).

¿Quién tiene riesgo de padecer cáncer de ovario?

La gran mayoría de los cánceres de ovario ocurren en mujeres sin antecedentes familiares. Aquellas que tuvieron la primera regla temprano y la última tarde tienen un riesgo ligeramente mayor.

Sobre un 5% de los cánceres ocurren en mujeres que tienen predisposición genética. Así, mujeres con historia familiar de cáncer de ovario tiene un riesgo incrementado de padecer la enfermedad. El riesgo es mayor con dos o más parientes de primer grado afectados (hermana, hija o madre) y menor si son de segundo grado (abuela o tía).

La evidencia para el screening

La evidencia para implantar programas de screening de cáncer de ovario en la población general no está muy clara. El screening no diagnostica una proporción importante de tumores y puede detectar otros no cancerosos que se sometan a cirugías innecesarias.

El programa de screening de cáncer de ovario:

  • se desaconseja en mujeres con riesgo bajo pues con alta frecuencia obtenemos resultados falsos positivos (nos dice que la paciente tiene muchas posibilidades de padecer cáncer cuando no lo tiene).
  • se puede ofrecer a mujeres con riesgo aumentado después de explicar detalladamente los pros y contras del screening.
  • es altamente beneficioso en mujeres con riesgo muy alto aunque no detecta el 100% de los cánceres, por lo que a este grupo de pacientes se recomienda la extirpación quirúrgica de ambos ovarios alrededor de los 40 años.

¿Cómo se realiza el screening?

Consulta inicial: Se determina el riesgo de cada mujer y se le explica en qué consiste las pruebas de screening y cuáles son sus posibles desventajas. Si decide someterse a ellas, se le realiza una ecografía transvaginal para valorar los ovarios y una analítica de sangre para determinar el marcador tumoral CA-125.

El hecho de encontrar un quiste en un ovario no supone que vaya a existir un problema serio. Muchos de estos quistes solamente requieren monitorización y se resuelven espontáneamente. Si se detecta un quiste que tenga características que sugieran malignidad, se recomendará cirugía.

Consulta anual: Cada año se realiza una ecografía transvaginal y la determinación de CA-125 en sangre. Si surgiese alguna duda tanto en la ecografía como en la analítica de sangre, la revisión se indicaría antes.

QUISTES DE OVARIO
Un quiste es un saco lleno de líquido que puede estar en el interior del ovario o en su superficie. Existen distintos tipos de quistes. La gran mayoría son benignos aunque algunos pueden malignizarse. En mujeres jóvenes, suelen estar en relación con la función ovárica y pueden producir dolor e incluso una torsión ovárica. Las posibilidades de que esto suceda están en relación con su tamaño. Se piensa que las complicaciones son más frecuentes si mide más de 5 cm. Después de la menopausia, la presencia de un quiste es más preocupante. Aunque el cáncer de ovario es una enfermedad poco frecuente, resulta más común en edades avanzadas. La ecografía es la herramienta principal para su diagnóstico y con ella podemos, además, determinar el tipo de quiste de que se trata.

En mujeres jóvenes, muchos quistes se resolverán espontáneamente. Nuestro protocolo de actuación se basa en valorarlos pasadas entre 6 y 8 semanas para ver si disminuyeron, se mantienen igual o incrementaron de tamaño. Si se requiere intervención, para la gran mayoría recomendamos cirugía por vía laparoscópica, aunque a veces es necesario recurrir a cirugía abierta. Después de la menopausia, el tratamiento es menos conservador y si aparece uno se suele recomendar cirugía.

DESARREGLOS MENSTRUALES
La gran mayoría de las mujeres, sobre todo en edad reproductiva y alrededor del inicio de la menopausia, presentarán en algún momento de su vida, desarreglos menstruales (trastornos del ciclo). Los más frecuentes son periodos abundantes, irregulares o ausentes, dolorosos o sangrados entre ellos. Son casi siempre secundarios a procesos benignos y fácilmente tratables. Las razones para que sucedan son múltiples. Realizando una ecografía transvaginal y una analítica sanguínea para determinar niveles de hormonas circulantes, podemos descartar posibles patologías que causen estas alteraciones (pólipos, miomas y ovarios poliquísticos, entre otros).

El tratamiento de estas patologías puede ser médico, como por ejemplo la píldora anticonceptiva, o quirúrgico. Habitualmente, en Clínica Cobián realizamos toda la cirugía de patología benigna del útero por vía histeroscópica o laparoscópica. Solamente en casos que resulte imposible esta vía recurriremos a cirugía abierta.

Patología mamaria

Siguiendo nuestra filosofía de ofrecer un servicio de alta calidad dirigido al cuidado integral de la mujer basado en su atención personalizada, en Clínica Cobián contamos con un equipo de profesionales dedicados al diagnóstico y tratamiento de las lesiones mamarias, tanto benignas como malignas.

Disponemos de ecógrafos de alta resolución con sondas de alta frecuencia para realizar punción de mama ecoguiada y trabajamos en equipo con radiólogos, oncólogos y cirujanos plásticos para poder cubrir todos los aspectos del diagnóstico y tratamiento de la patología mamaria.

PATOLOGÍA BENIGNA
Es el motivo de consulta más habitual en mujeres jóvenes. Entre los hallazgos más frecuentes podemos encontrar lesiones con contenido líquido, como los quistes simples, o bien lesiones sólidas como los fibroadenomas. Estas lesiones si bien forman parte de la patología benigna de la mama, requieren también seguimiento, ya que en algunas ocasiones pueden requerir tratamiento médico o quirúrgico, sobre todo cuando producen sintomatología o existen cambios importantes en su evolución. En la mujer que amamanta, las mastitis suelen ser motivo de consulta frecuente.

Fibroadenomas

Son nódulos benignos de naturaleza fibrosa que crecen debido a un desequilibrio hormonal. Suelen aparecer entre los 20 y los 30 años. A la palpación son móviles, de márgenes redondeados y lisos, no adheridos ni a piel ni a planos profundos.

Su diagnóstico y control se realiza con ecografía. Si su crecimiento es rápido, su diámetro superior a los 2,5 cm o si existe alguna duda ecográfica está indicado realizar una biopsia con aguja gruesa. Su extirpación se recomienda si los fibroadenomas son de rápido crecimiento, con diámetros superiores a los 2,5 cm o cuando la paciente prefiere la exéresis al control ecográfico.

Quistes mamarios

Presentan contenido líquido en su interior y suelen aparecer entre los 30 y los 50 años. Su crecimiento puede ser rápido, y la paciente notar un bulto de un día para otro.

En la mayoría de los casos son asintomáticos, pero si su crecimiento es rápido pueden causar molestias locales. A la palpación son nódulos lisos, de consistencia elástica (fluctuantes), móviles y bien definidos.

Las dimensiones son variables, de pocos milímetros a 4-5 cm. Si el quiste no presenta en la ecografía formaciones sólidas en su interior, está indicado su control ecográfico. La aspiración se realiza cuando la paciente presenta molestias locales y la biopsia está indicada en los quistes con contenido sólido en su interior.

INCIDENCIA CÁNCER DE MAMA
El cáncer de mama es un problema de salud importante. En España es el tumor más frecuente en la mujer, con una incidencia cercana a los 22.000 casos nuevos diagnosticados por año y con un aumento de un 2-3% anual.

Representa casi el 30% de todos los tumores del sexo femenino en nuestro país y el 20% del total de muertes por cáncer de la mujer. La mayoría se diagnostican entre los 35 y los 80 años, con un máximo entre los 45 y los 65. Se estima que aproximadamente 1 de cada 8 mujeres padecerá a lo largo de su vida un cáncer de mama.

PREVENCIÓN DEL CÁNCER DE MAMA

¿Por qué es necesaria la prevención del cáncer de mama?

Desde los años 90 la mortalidad por cáncer de mama está descendiendo debido al diagnóstico precoz por programas de cribado y a los avances terapéuticos.

¿Es posible prevenir el cáncer de mama?

Actualmente el diagnóstico precoz es el arma más eficaz contra esta enfermedad.

¿Cómo se realiza la prevención del cáncer de mama?

Es posible detectar la enfermedad en sus estadios más iniciales. La detección precoz se realiza mediante una mamografía, en la que se puede identificar la enfermedad antes de que sea sintomática. El síntoma más frecuente del cáncer de mama es la palpación de un nódulo mamario que la mamografía consigue detectarlo antes de que sea palpable.

¿Es efectivo el diagnóstico precoz?

Gracias a un diagnóstico precoz y a tratamientos cada vez más eficaces, la posibilidad de curación está aumentando, situándose en torno al 97% en estadios iniciales. Por lo tanto, descubrir un tumor cuando está en fase inicial, de pequeñas dimensiones y cuando todavía no es palpable, significa tener una posibilidad de curación altísima, con cirugía menos invasiva y tratamientos complementarios menos agresivos.

¿Es necesaria también la realización de ecografía?

La ecografía mamaria es siempre complementaria a la mamografía. Es muy útil en el diagnóstico de quistes, fibroadenomas y nódulos malignos.

¿Cuándo debo comenzar los controles mamarios?

Se aconseja realizar una mamografía anual a partir de los 40 años, si no existen factores de riesgo o familiares importantes. En las pacientes menores de 40 años sin síntomas, la visita consiste normalmente en un examen clínico y una ecografía mamaria.

¿Debo realizarme autopalpación mamaria?

La autopalpación se aconseja en todas las mujeres a partir de los 25 años de edad. Es importante que las mujeres conozcan las características de su mama para así poder detectar cambios y consultar a su senólogo.

CÁNCER DE MAMA HEREDITARIO

¿Por qué es necesaria la prevención del cáncer de mama?

La mayor parte de los cánceres de mama son esporádicos, es decir, no hay indicios de una susceptibilidad heredada a padecer la enfermedad. Es importante entender que el cáncer de mama generalmente no es hereditario. Entre el 5% y 10% de las mujeres con cáncer de mama tiene una historia familiar de “alto riesgo”, y entre el 15% y 20% la historia familiar es de “riesgo moderado”.

Dada la complejidad del estudio genético es importante seleccionar bien a las personas que se someten a un estudio genético. No todas son candidatas al estudio de los genes que predisponen al cáncer de mama. Antes de someterse a un estudio genético, recomendamos que profesionales especializados expliquen exactamente en qué consisten y para qué sirven las pruebas que se van a realizar.

¿Por qué el consejo genético?

El consejo genético en el cáncer de mama tiene dos objetivos:

  • conocer si una persona tiene riesgo elevado de padecer la enfermedad en base a sus antecedentes familiares.
  • orientarle en cómo modificar los factores de riesgo que puedan favorecer el desarrollo de la enfermedad (tratamiento anticonceptivo, embarazo, etc.), cómo realizar un diagnóstico precoz y ayudarle en la toma de decisiones preventivas quirúrgicas, como mastectomía u ooforectomía.

¿Qué genes se relacionan con el cáncer de mama?

Un tercio de los cánceres de mama hereditarios son debidos a cambios (mutaciones) en el gen BRCA1, otro tercio en el gen BRCA2 y el resto en otros genes. Los genes BRCA 1 y 2 son genes supresores de tumores. Su función es reparar el ADN de las células para que no se vuelvan cancerígenas. Algunas mutaciones de estos genes incrementan el riesgo de que una mujer tenga cáncer de mama.

¿Qué test hay disponibles actualmente?

Dependiendo del riesgo de cada paciente se puede indicar:

  • estudio completo de los genes responsables del cáncer de mama (secuenciación completa).
  • estudio de las mutaciones más frecuentes (test BReCA 100®).
Pacientes de alto riesgo: SECUENCIACIÓN COMPLETA

La secuenciación completa consiste en un estudio completo de los genes responsables del cáncer de mama. Este proceso es muy lento y costoso. Se recomienda solamente a aquellas pacientes que procedan de familias:

  • con algún miembro con cáncer de mama primario bilateral antes de los 40 años.
  • con algún miembro con cáncer de mama antes de los 30 años.
  • con algún miembro con cáncer de mama y ovario en la misma paciente.
  • con dos casos en familiares de primer grado diagnosticados de cáncer de mama, al menos uno antes de los 50 años o bilateral.
  • con dos o más casos de cáncer de ovario.
  • con un cáncer de mama y un cáncer de ovario en dos familiares.
  • con un cáncer de mama en una mujer y un cáncer de mama en un varón.
  • con tres o más casos afectados por cáncer de mama, al menos dos en familiares de primer grado (madres, hijas o hermanas).
Pacientes de riesgo moderado: ESTUDIO DE MUTACIONES

El estudio de mutaciones consiste en estudiar las mutaciones más frecuentes de los genes BRCA 1 y 2. El test BReCA 100® analiza las regiones de estos genes donde se han descrito más del 95% de mutaciones de la población española. Es un test rápido y asequible para personas no susceptibles de un estudio completo.

Este test está dirigido a mujeres y hombres con unos antecedentes personales o familiares de riesgo moderado:

  • Dos o más antecedentes de cáncer de mama.
  • Cáncer de ovario.
  • Cáncer de mama entre 40-50 años.
  • Tumores con receptores hormonales negativos (Tumor triple negativo).

¿En qué consisten los test?

Los test se realizan a partir de una muestra de sangre. Los análisis no requiere preparación ya que se pueden realizar incluso sin que el paciente esté en ayunas. El resultado de la secuenciación completa suele tardar 60 días mientras que los resultados del BReCA 100® están disponibles en un plazo de 30 días.

CÁNCER DE MAMA Y EMBARAZO
El cáncer de mama en la mujer embarazada es infrecuente. Ocurre en 1 de cada 3.000 gestaciones. En la actualidad esta incidencia está en aumento y uno de los factores que pueden influir en ello es la edad avanzada de las gestantes.

Durante la gestación puede producirse un retraso en el diagnóstico ya que las alteraciones anatómicas y fisiológicas debidas al embarazo dificultan el examen y el estudio de la imagen.

En Clínica Cobián asesoramos también a toda paciente que haya presentado una lesión maligna de mama y desee quedarse embarazada.

SEGUIMIENTO DE LA PACIENTE QUE HA TENIDO UN CÁNCER DE MAMA
Recomendamos que se realicen controles clínicos semestrales durante los primeros 5 años. Estos exámenes consisten en:

  • exploración clínica
  • ecografía analítica con marcadores tumorales
  • ecografía ginecológica en pacientes en tratamiento con tamoxifeno
  • RMN en casos seleccionados
  • asesoramiento nutricional/actividad física

A partir de los 5 años recomendamos controles clínicos anuales.

CIRUGÍA DEL CÁNCER DE MAMA
Existen distintas técnicas quirúrgicas para el tratamiento del cáncer de mama que se indicarán de forma individualizada basándose en las características del tumor que presenta cada paciente.