Obstetricia

Seleccione en la imagen superior el momento de embarazo para ver su descripción.

Clínica Cobián somos un centro de referencia en La Coruña en la atención a la mujer durante la gestación, el parto y el puerperio.

Contamos con un equipo de ginecólogos altamente preparados y con larga experiencia en la atención a la mujer embarazada. Trabajamos con equipos ecográficos de última generación que permiten diagnóstico en 2, 3 y 4 dimensiones y un equipo de cardiotocografía fetal computerizada que nos ayuda a valorar el bienestar de tu bebé durante el embarazo.

Destacamos como centro de referencia en ecografía obstétrica y estamos especializados en diagnóstico prenatal, incluyendo la realización de biopsia corial y amniocentesis.

En Clínica Cobián garantizamos una atención personalizada y de alta calidad, a todas las mujeres que eligen a nuestro equipo de especialistas para llevar a cabo uno de los momentos más importantes de sus vidas.

ECOGRAFÍA PRIMER TRIMESTRE
En Clínica Cobián facilitamos acceso rápido a diagnóstico por imagen a mujeres con complicaciones del embarazo temprano (desde la concepción hasta las 9 semanas). La naturaleza de estos problemas es tal que suelen ocurrir sin avisar, por lo que nuestro objetivo es dar respuesta lo antes posible. Disponemos de ecógrafos de última generación que se utilizarán durante tu consulta.

Razones frecuentes de consulta en el primer trimestre

  • Sangrado
  • Dolor abdominal
  • Náuseas y vómitos severos
  • Posible aborto espontáneo o embarazo ectópico (embarazo en una trompa)
  • Tranquilizar después de abortos espontáneos anteriores o embarazos ectópicos
  • Fechar un embarazo y comprobar la presencia de latido cardiaco del bebé
  • Determinar el número de bebés

Información que interesa que nos traigas

  • La fecha del primer día de tu última regla
  • El resultado del test de embarazo que te has hecho en casa
  • Si has tenido algún problema médico importante en el pasado y su naturaleza

¿Cómo diagnosticamos los problemas del embarazo en el primer trimestre?

En Clínica Cobián estudiamos el embarazo en el primer trimestre mediante ecografía transvaginal y, ocasionalmente, valorando en sangre hormonas producida en el embarazo.

En la primera consulta, te pediremos que nos expliques brevemente tu problema, que nos digas el primer día de tu última regla y si has tenido algún problema ginecológico importante o algún otro problema médico en el pasado. Si no te has hecho un test de embarazo, te pediremos que te hagas uno. A continuación realizaremos una ecografía transvaginal, te informaremos de la situación de tu embarazo y si precisas o no tratamiento. Si el diagnóstico es incierto, te pediremos una analítica de sangre para determinar hormonas del embarazo. Quizás te indiquemos que vuelvas pasados unos días o una semana para repetir la ecografía, la analítica de sangre o ambas.

ECOGRAFÍA DE 10-14 SEMANAS
En esta etapa del embarazo, se puede realizar una ecografía para estimar las posibilidades de que tu hijo presente síndrome de Down, es decir, establecer un riesgo de que tenga la enfermedad. Para ello se tendrá en cuenta el grosor de la nuca del bebé (translucencia nucal), la edad gestacional, la edad de la madre y si ésta ha tenido algún hijo anteriormente afectado con el síndrome. En base a este riesgo, la madre puede decidir si se somete o no a una prueba invasiva que nos dirá si su hijo está o no afectado. Además, una translucencia nucal incrementada se asocia también con otros síndromes genéticos, aberraciones cromosómicas (Trisomía 13, Trisomía 18, triploidías, síndrome de Turner), malformaciones congénitas mayores del corazón, así como displasias esqueléticas, anemia fetal e infección.

¿Qué es el síndrome de Down?

El síndrome de Down afecta aproximadamente a uno de cada 700 bebés nacidos cada año en España. Tenemos 46 cromosomas, organizados en 22 pares y otro par que determina el sexo. En el síndrome de Down hay un cromosoma 21 extra en cada célula. Estos bebés pueden tener malformaciones anatómicas, como por ejemplo un agujero en el corazón, y un grado variable de dificultades en el aprendizaje, que pueden ir desde moderadas a severas. Es imposible determinar con pruebas durante el embarazo el grado de afectación del bebé.

¿Quién tiene riesgo?

Cualquier mujer, independientemente de su edad, puede tener un bebé con síndrome de Down. Las mujeres mayores de 35 años o las que hayan tenido un bebé con síndrome de Down tienen más riesgo. La edad del padre, problemas en embarazos anteriores o problemas de salud de la madre no afectan al riesgo.

¿Por qué el screening del síndrome de Down?

Las pruebas de screening permiten a los padres saber qué posibilidades tiene su bebé de padecer síndrome de Down. Se consideran mujeres con riesgo elevado de tener un bebé afectado al final de embarazo aquellas que, basándose en las pruebas de screening, presentan un riesgo de 1 posibilidad entre 300 o mayor. Este riesgo puede ayudarles a decidir si se someten a un prueba diagnóstica invasiva, como amniocentesis o biopsia corial que acarrea un riesgo de aborto del 1%, que nos dará un resultado definitivo.

Las pruebas de screening de síndrome de Down también pueden identificar embarazos con riesgo de presentar otros problemas. En esos casos, se explicará a los padres la posibilidad de realizar otras pruebas.

¿Qué pruebas de screening existen?

Existen varias formas de valorar el riesgo de síndrome de Down en un embarazo usando combinación de ecografías y análisis de sangre.

Ecografías: Translucencia nucal

Cuando Langdon Down describió por primera vez en 1866 el síndrome que lleva su nombre, se dio cuenta de que los recién nacidos afectados parecían tener una cantidad excesiva de piel en relación a su tamaño.

Este hallazgo se observó también dentro del útero materno a principios de los 90: los bebés con síndrome de Down mostraban un incremento de líquido en la parte posterior del cuello (translucencia nucal) cuando se realizaba la ecografía del primer trimestre. Este hecho sirvió como base para el desarrollo del screening del síndrome de Down por ecografía entre las 11 y 14 semanas.

Teniendo en cuenta la translucencia nucal del bebé, la edad gestacional, la edad de la madre y si ésta ha tenido otros hijos afectados con el síndrome, podemos estimar las posibilidades de que el bebé presente síndrome de Down, es decir, establecer un riesgo. En base a este riesgo, la madre puede decidir si se somete o no a una prueba invasiva que nos dirá si su hijo está o no afectado. Además, una translucencia nucal incrementada se asocia también con otros síndromes genéticos, aberraciones cromosómicas (Trisomía 13, Trisomía 18, triploidías, síndrome de Turner) y otros defectos congénitos mayores del sistema cardiovascular así como displasias esqueléticas, anemia fetal e infección.

Analítica hormonal:

Según la edad gestacional a la que se realice la extracción de sangre, se determinan distintas hormonas que nos indicarán las posibilidades de que el bebé padezca sindrome de Down.

  • Primer trimestre (entre las 10 y las 14 semanas) se determina en sangre los niveles de PAPP-A y BHCG.
  • Segundo trimestre (entre las 15 y las 21 semanas) se determina en sangre niveles de estriol, alfa feto proteína y HCG.

¿Cómo se interpretan los resultados del screening?

  • Se considera un ‘riesgo bajo’:
    Si el riesgo de tener un bebé con síndrome de Down es menor de 1:300.
  • Se considera un ‘riesgo elevado’:
    Si el riesgo de tener un bebé con síndrome de Down es mayor de 1:300.

¿Qué ofrecemos en Clínica Cobián?

En Clínica Cobián ofrecemos el conocido como Test Combinado, que consiste en obtener un riesgo tras integrar el resultado de la medición de la translucencia nucal del bebé y de las hormonas maternas entre las 10 y las 14 semanas.

Usando este esquema determinaremos, de forma individualizada, qué madres tienen riesgo de tener un bebé con síndrome de Down. El objetivo es que solamente aquellas que, teniendo muchas posibilidades (riesgo elevado) y lo deseen, se sometan a una prueba invasiva (biopsia corial o amniocentesis). Intentamos, así, reducir las posibles complicaciones secundarias a estas pruebas.

¿Qué sucede si no realizo la analítica de sangre entre las 10 y 14 semanas?

Podrás realizar el triple screening desde la semana 15 a la 21.

¿Quién realiza las ecografías?

Las ecografías las realizamos especialistas en Obstetricia y Ginecología acreditados por la Fetal Medicine Foundation, organismo creado por el Profesor Nicolaides y con sede en Londres, con el objetivo de estudiar el bienestar de la mujer embarazada y de sus bebés a través de la investigación y la formación en medicina fetal. Anualmente, la Fetal Medicine Foundation audita nuestros resultados y renueva nuestra licencia.

DIAGNÓSTICO PRENATAL, AMIOCENTESIS Y BIOPSIA CORIAL
Una de las principales preocupaciones de la mujer embarazada es saber si su hijo nacerá sano. La mayoría de las parejas tienen hijos sin ningún problema de salud. Solamente un 2 % de los recién nacidos presentan malformaciones estructurales de las que menos del 1 % son graves.

Para diagnosticar tales malformaciones existen diferentes técnicas. La ecografía es la más utilizada por su fiabilidad y por ser inofensiva tanto para la madre como para el bebé.

¿Qué es el diagnóstico prenatal?

El objetivo principal del diagnóstico prenatal es la detección de defectos congénitos en el útero. Un defecto congénito es un problema que ocurre mientras el bebé se desarrolla dentro del útero materno. Pueden variar de leves a severos y estar presentes en el momento del nacimiento, aunque también pueden manifestarse posteriormente.

Algunas malformaciones congénitas pueden afectar al aspecto del cuerpo, como el labio leporino, otras a su funcionamiento, como la fibrosis quística y, en ocasiones, pueden aparecer ambas. Aunque el origen de la mayoría de los defectos congénitos es desconocido, en algunos casos viene determinado genéticamente, y en otros puede ser consecuencia de la exposición, durante el embarazo, a infecciones, medicinas o sustancias químicas, como por ejemplo el alcohol.

¿A quién se le debe de ofrecer diagnóstico prenatal?

El diagnóstico prenatal se ofrece a todas las mujeres en las que se sospecha, bien por ecografía o bien por pruebas en sangre materna, que su hijo puede tener un problema genético, como por ejemplo síndrome de Down.

A algunas mujeres, con bebés ecográficamente sanos y analítica materna normal, se les ofrecerá diagnóstico prenatal si:

  • tienen antecedentes familiares de anomalías genéticas
  • han tenido un hijo con alguna anomalía genética
  • se han expuesto a enfermedades virales como toxoplasmosis o rubéola, drogas o radiaciones durante el embarazo

¿Qué pruebas ofrecemos?

Hay diferentes pruebas invasivas que se pueden hacer en cada estadio de la gestación con la finalidad de detectar anomalías genéticas en el bebé (amniocentesis, biopsia corial y extracción de sangre fetal).

El objetivo de todas estas pruebas es obtener tejido (placenta, líquido amniótico, sangre fetal) sobre el que hacer un estudio genético que determine el cariotipo del bebé.

Biopsia corial

En Clínica Cobián somos punteros en la realización de biopsias coriales. Disponemos de más de 10 años de experiencia realizando biopsias coriales y amniocentesis.

La biopsia corial consiste en obtener una pequeña muestra de la placenta. El bebé y la placenta se desarrollan a partir de la misma célula, por lo que si examinamos la placenta, podemos diagnosticar si el bebé tiene alguna anomalía cromosómica.

Ver vídeo de biopsia corial

¿Cuál es la ventaja de la biopsia corial frente a la amniocentesis?

La principal ventaja de la biopsia corial frente a la amniocentesis es que nos permite saber el cariotipo del bebé en el primer trimestre del embarazo, sin tener que esperar a que este esté avanzado.

¿Cómo se realiza?

Tras la administración de anestesia local a la madre, se introduce, bajo control ecográfico, una aguja a través del abdomen hasta la placenta con el objetivo de obtener una muestra de tejido placentario. El procedimiento dura pocos minutos y al final del mismo comprobamos el latido cardiaco del bebé. La prueba se realiza en la sala de ecografía de Clínica Cobián. Recomendamos que la persona que se la quiera hacer venga acompañada.

¿Cuándo se realiza?

A partir de las 11 semanas. Si se realiza antes de las 10 semanas se puede asociar a malformaciones en los dedos de las manos y de los pies del bebé. Para evitar esto, nunca la hacemos antes de las 11 semanas.

¿Cuándo sé los resultados?

Resultado preliminar

Mediante técnicas de FISH podemos obtener un resultado preliminar en 3 días, con una fiabilidad del 99 %, de las cinco alteraciones cromosómicas más frecuentes: síndromes de Down (trisomía 21), Edwards (trisomía 18), Patau (trisomía 13), Turner (monosomía X) y Klinefelter (XXY).

Resultado definitivo

El resultado completo y definitivo, el cariotipo del bebé, estará disponible pasados unos 14 días. Para estudiar los cromosomas de las células con el objetivo de detectar anomalías cromosómicas es preciso cultivar la muestra. En aproximadamente un 1% de casos, el cultivo no crece o el resultado obtenido es inconcluso, por lo que el procedimiento puede que haya que repetirlo. Si procede, en esta muestra se pueden también realizar también estudios de genética molecular que sirven para detectar enfermedades hereditarias como, por ejemplo, la fibrosis quística o la corea de Hungtinton.

¿Qué me puede suceder después de la biopsia corial?

Puedes tener molestias abdominales los primeros días después de la punción y escaso sangrado. Esto es relativamente frecuente y, en la mayoría de los casos, no es preocupante. Analgésicos como paracetamol pueden ayudar a aliviar el dolor. Si experimentas dolor intenso o sangrado abundante con coágulos o fiebre, debes acudir a nuestra clínica o al servicio de urgencias.

¿Cuáles son los riesgos asociados con la prueba?

Existe un riesgo de aborto del 1% asociado a este procedimiento. Si esto ocurriese, sería la primera semana después de la punción.

Amniocentesis

Consiste en extraer una pequeña muestra de líquido amniótico que rodea al bebé. Este líquido contiene sus células descamadas que, si se cultivan y examinan, nos pueden indicar si presenta alguna anomalía cromosómica.

Ver video del procedimiento

¿Cómo se realiza?

Se introduce una aguja, bajo control ecográfico para evitar dañar al bebé, a través del útero materno hasta el saco amniótico y se aspira líquido para su análisis (20 ml). El procedimiento solamente dura unos minutos y la cantidad de líquido extraído se regenera rápidamente. Al finalizar la punción siempre comprobamos el latido cardiaco del bebé. Esta prueba no precisa anestesia y se realiza en la sala de ecografías de Clínica Cobián. Recomendamos que la persona que se la quiera hacer venga acompañada.

¿Cuándo se realiza?

A partir de las 15 semanas. La amniocentesis se puede realizar antes pero parece menos segura que la biopsia de corion a las 11-13 semanas.

¿Cuándo sé los resultados?

Resultado preliminar

Mediante las técnicas de QF-PCR o hibridación in situ (FISH) podemos obtener un resultado preliminar en tres días que descarta síndrome de Down y otros defectos cromosómicos como síndrome Edwards (trisomía 18), Patau (trisomía 13), Turner (monosomía X) y Klinefelter (XXY).

Con el test Prenatal + podemos, además de descartar cambios en el número de cromosomas, detectar microdelecciones, pequeñas pérdidas de material genético en distintos cromosomas, que originan síndromes asociados a retraso mental en el bebé.

Resultado definitivo

El resultado completo y definitivo, el cariotipo del bebé, estará disponible entre 21-28 días. Para estudiar los cromosomas de las células con el objetivo de detectar anomalías cromosómicas, es preciso cultivar la muestra. En aproximadamente un 1% de casos el cultivo no crece o el resultado obtenido es inconcluso, por lo que puede ser necesario repetir el procedimiento. En esta muestra se pueden realizar también estudios de genética molecular que sirven para detectar enfermedades hereditarias como, por ejemplo, la fibrosis quística o la corea de Hungtinton.

¿Qué me puede suceder después de la amniocentesis?

Los primeros días después de la punción puedes experimentar molestias abdominales e incluso sangrado vaginal escaso. Esto es relativamente frecuente y en la mayoría de los casos no hay que preocuparse. Analgésicos como el paracetamol pueden ser útiles para aliviar estas molestias. Si desarrollas dolor abdominal severo, sangrado abundante, pierdes líquido por la vagina o tienes fiebre debes acudir a nuestra clínica o al servicio de urgencias.

¿Cuáles son los riesgos asociados con la prueba?

Existe un riesgo de aborto del 1% asociado a este procedimiento. Si esto ocurriese, sería la primera semana después de la punción.

ECOGRAFÍA DOPPLER DE MALFORMACIONES
Entre las 18 y 22 semanas, se realiza la ecografía para el descarte de malformaciones fetales. Esto supone una valoración sistemática de todos los órganos principales del bebé y, si procede, de su función. La gran mayoría de los bebés están sanos pero, desafortunadamente, algunos tienen problemas serios que casi nunca pueden predecirse por la historia familiar o la salud de la madre. Aproximadamente la mitad de las malformaciones congénitas importantes, se pueden detectar en esta ecografía, si bien no pueden descartarse las que no tienen expresión ecográfica o se presentan de forma tardía. Así, antes de someternos a esta ecografía, los padres deben de entender que no todas las malformaciones se pueden detectar ecográficamente y que bebés aparentemente normales en el estudio ecográfico pueden tener algún problema.

Entendemos que una madre realiza esta ecografía porque quiere conocer todos los problemas que puedan ser diagnosticados. En Clínica Cobián estamos especializados en diagnóstico prenatal y, además de utilizar ecógrafos de última generación, estamos acreditados para ello por la SESEGO (Sección de Ecografía de la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia) con el Nivel IV, máximo nivel de capacitación. Pertenecemos también a la prestigiosa International Society of Ultrasound in Obstetrics and Gynaecology (ISUOG), por lo que la valoración de tu embarazo lo realizará un profesional altamente cualificado. Tras el estudio ecográfico recibirás un informe detallado de tu bebé, en el que se incluyen gráficas de crecimiento e imágenes.

Durante esta ecografía, además de la morfología del bebé, se valora también el crecimiento fetal, el líquido amniótico y la localización de la placenta. Podemos, casi siempre, ver el sexo del bebé, pero solamente lo diremos si nos lo solicitan. Realizamos también estudio de los flujos Doppler de las arterias uterinas. Ésta es una técnica utilizada para predecir pre-eclampsia severa o retardo en el crecimiento del bebé, especialmente en embarazadas de alto riesgo (con complicaciones en embarazos anteriores o en mujeres hipertensas).

Patologías que pueden ser detectadas entre las 18 y 22 semanas y la probabilidad de detección (RCOG 2000):

cuadro-morfo

ECOGRAFÍA DE CRECIMIENTO Y BIENESTAR FETAL
Tradicionalmente las matronas y obstetras medían y palpaban el abdomen materno durante el embarazo, pero sabemos que estos no son buenos métodos para detectar bebés pequeños o muy grandes.

Hoy en día, la ecografía permite una estimación más precisa del tamaño del bebé y también una valoración más adecuada del bienestar fetal. Con la ecografía podemos valorar también el flujo Doppler por la arteria umbilical, los movimientos del bebé y el volumen de líquido amniótico existente. Si nos preocupa el crecimiento o el bienestar del bebé, realizaremos un perfil biofísico completo incluyendo, si se precisa, mediciones de los flujos Doppler fetales tanto arteriales como venosos.

Ecografía 3D/4D