Pediatría

pediatria
Uno de los pilares fundamentales de Clínica Cobián es la Continuidad y por ello contamos con un servicio de Pediatría con el objetivo de ofrecer una atención integral a la mujer garantizando la asistencia pediátrica a su bebé desde el momento que nace.

El especialista en Pediatría de Clínica Cobián tratará la salud y las enfermedades de los niños, que comienza desde el mismo momento del nacimiento del bebé, abarcando desde la prevención de enfermedades, educación en salud infantil, controles del niño sano, vacunación, así como a la atención directa y continuada de los niños enfermos, sea cuál sea el tipo de enfermedad.

Clínica Cobián ofrece este servicio de atención Pediátrica, independientemente si el embarazo de la madre y el nacimiento del niño ha sido atendido por el equipo de ginecólogos de Clínica Cobián.

¿QUÉ ES LA PEDIATRÍA?
La Pediatría es la especialidad médica que estudia a los niños, de características y reacciones diferentes a las del adulto.

En sentido estricto el término Pediatría ser refiere al estudio de las enfermedades en el niño (del griego paidos= niño e iatreia = curación), sin embargo, en la práctica se trata de una disciplina que abarca al niño en condiciones de salud o enfermedad.

¿QUÉ EDADES COMPRENDE LA PEDIATRÍA?
La población pediátrica está formada por los niños desde el momento del nacimiento hasta los primeros años de la adolescencia. En función de la edad de los pequeños se establecen varios grupos:

Neonatos: 0 a 30 días

Lactantes: 1 mes a 2 años

Preescolares: 2 a 6 años

Escolares: 6 a 10 años

Adolescentes: 10 a 18 años *

* Aunque el concepto de adolescente según la OMS abarca hasta los 18 años, en España y en concreto en Galicia, la atención pediátrica se realiza salvo excepciones, hasta el final de los 14 años.

En cada uno de ellos predominan diferentes patologías y cobran importancia diferentes actividades preventivas. 

¿QUÉ SON LOS CONTROLES DE SALUD DEL NIÑO?
Hoy en día la salud del niño es un tema que ocupa cada vez más el trabajo del pediatra, ya que el control del normal desarrollo, la promoción de la salud y el bienestar, así como la profilaxis y prevención de enfermedades es uno de los objetivos de esta especialidad.

Con este fin se aconseja que el pediatra realice a los niños una serie de revisiones programadas, conocidas como controles de salud.

Los controles también suponen un buen momento para resolver dudas que puedan surgir en cuanto a los cuidados básicos de los niños, así como para aconsejar sobre la resolución de diferentes problemas que previsiblemente, pueden surgir a lo largo de la evolución de los pequeños.

¿EN QUÉ CONSISTEN LOS CONTROLES DE SALUD?
El niño evoluciona de forma continua y progresiva en todas las esferas (crecimiento físico, desarrollo psicomotor y psicosocial…) y todas ellas deben ser cuidadosamente valoradas durante los controles de salud.

En todos los controles se evalúa el crecimiento físico del niño mediante la medición del peso, la longitud o talla y al menos hasta los 2 años, también la del perímetro cefálico. Dichos datos se trasladan a unas curvas que permiten establecer los percentiles y  seguir su evolución en el tiempo. También en todos se realiza una exploración física completa.

En función de la edad del niño se llevan a cabo, además, diferentes actividades preventivas y se vigilan específicamente determinados hitos del desarrollo.

Primeros 6 meses:

-       Se valora la actitud y el tono del bebé, el llanto, su incipiente interacción con el entorno y sus padres a través de la mirada, la sonrisa, la reacción a estímulos sonoros y/o voces…

-       El pediatra da consejos sobre tipo y técnica de lactancia, higiene, baño, sueño…

6 – 10 meses:

-       Se valora el grado de sostén de la cabeza, que poco a poco va mejorando hasta permitir que el niño se siente con apoyo inicialmente y después sin él, la localización de objetos con las manos y la interacción con dichos objetos, el balbuceo, la risa…

-       Se dan pautas para el inicio de la alimentación complementaria, es decir, la toma de contacto del bebé con nuevos sabores y texturas así como de los posibles signos y/o síntomas de los primeros dientes.

10 – 24 meses:

- Se valora la autonomía progresiva del niño, desde el gateo, sus primeros pasos agarrado, hasta el momento que se “arriesga” y echa andar y/o correr libremente. La forma de comunicarse con su entorno y la adquisición del lenguaje con la emisión de sus primeras sílabas que poco a poco se van juntando formando palabras primero y frases después.

- Aumenta la variedad de texturas y sabores en la alimentación y la interacción con los instrumentos para comer. Se despide del chupete y el biberón y comienza el entrenamiento para la retirada del pañal.

- Cobra especial importancia la prevención de accidentes (seguridad en el hogar, atragantamiento, medicamentos, sistemas de retención infantil…)

3-5 años:

- Se valora la independencia progresiva del niño para sus tareas diarias (vestirse, comer, jugar…) así como el control progresivo de esfínteres.

-  Se refuerza la importancia de que aprendan a comer bien y variado, del cuidado de la salud bucodental y por supuesto la prevención de accidentes (piscinas, bicicletas, parques…)

6-9 años:

- Inicio de escolarización obligatoria. Se valora el comienzo y perfeccionamiento progresivo de la lecto-escritura así como de la capacidad de expresión y comprensión del niño.

- Se insiste en afianzar los horarios de comidas y sueño y continuar fomentando una dieta variada y actividad física diaria.

10-14 años:

- Se inicia la pubertad con sus cambios físicos y psíquicos.

- Se insiste sobre:

  • Estimular un modo de vida y entorno saludable (alimentación adecuada, actividad física, entorno escolar y familiar…). Informar y advertir sobre el consumo de sustancias tóxicas así como del mal uso o abuso de las nuevas tecnologías.
  • Prevenir carencias nutricionales, sobrepeso u obesidad.

- Se informa y aconseja sobre su salud mental, sexual y reproductiva.

Algunos de los controles se completan con la administración de las vacunas, la mayoría de ellas mediante inyección. Existe un calendario vacunal recomendado por la Xunta de Galicia y el Ministerio de Sanidad que indica cuándo es la edad idónea para recibirlas. El pediatra es el encargado de informar y/o recomendar aquellas vacunas no financiadas y que pueden ser beneficiosas para el niño.

¿CUÁNDO SE DEBEN REALIZAR LOS CONTROLES DE SALUD DEL NIÑO?
El primer control de salud debe realizarse entre los 8 y 15 días de vida del bebé. Durante el primer año y medio se suelen realizar controles cada 1 o 2 meses y a partir del segundo año de vida aumenta el intervalo a cada 1 o 2 años según las indicaciones del pediatra.