Psicología

El Área de Atención Psicológica se integra en Clínica Cobián como apoyo a la atención ginecológica y obstétrica con el objetivo de dar una asistencia integral a la paciente y a su pareja, o a cualquier otra persona que pueda beneficiarse de este servicio.

Nuestro modelo de trabajo es integrador, ya que consideramos que todos los modelos de psicoterapia tienen el mismo objetivo: aliviar el malestar, lograr un mayor bienestar mental y calidad de vida en los pacientes.

Por ello, no nos limitamos a un enfoque psicoterapéutico concreto y estamos al día en los últimos avances en psicoterapia, incorporando técnicas y aportaciones innovadoras, que hayan demostrado su eficacia en la resolución de los distintos problemas mentales y/o emocionales que puedan ser causa de sufrimiento en la persona.

Trabajamos desde un enfoque participativo, en el que el propio paciente colabora de manera activa en la búsqueda de respuestas y soluciones, acordando objetivos concretos que faciliten la recuperación, la adaptación y la efectividad de las intervenciones terapéuticas.

1. En embarazo y Postparto. La psicoterapia estaría indicada para evaluar y tratar cualquier conflicto psíquico asociado con el embarazo o el postparto, ayudando a la mujer a manejar su ansiedad y temores, así como a lograr un mayor equilibrio emocional y prevenir estados depresivos. Cuando los problemas emocionales no reciben el tratamiento adecuado, pueden prolongarse y generar consecuencias negativas tanto para la madre como para el bebé. Además, tienen un impacto directo sobre la pareja, que puede sentirse confundido y preocupado, no sabiendo ofrecer en muchos casos, un adecuado apoyo emocional a la mujer. La detección y la intervención temprana, contribuirán a proteger la salud de la madre, del bebé y de toda la familia.

2. En problemas de Infertilidad. Se estima que alrededor de un 15% de las parejas que desean lograr un embarazo, necesitan recurrir a un tratamiento de reproducción asistida. En estos casos, el apoyo psicológico especializado puede ayudar a regular y manejar adecuadamente las distintas reacciones emocionales que suelen surgir a lo largo de este proceso (ansiedad, culpa, depresión), minimizando el impacto que este tipo de tratamientos suelen tener sobre la relación de pareja.

3. Otros tratamientos. Estrés, ansiedad, trastornos de pánico, depresión, fobias, traumas y TEPT (trastorno de estrés post-traumático), apoyo y asesoramiento en dietas de adelgazamiento, problemas psicosomáticos ( dolor crónico, fibromialgia, etc.), trastornos de conducta alimentaria, duelo, adicciones, trastornos del control de impulsos, trastornos obsesivo compulsivo (TOC), hipocondría, trastornos de personalidad, trastornos/ problemas sexuales, problemas de pareja.

EMABARAZO Y SALUD MENTAL

Aunque la mayoría de las mujeres tienen un buen estado de salud durante el embarazo, hay que tener en cuenta que este período es una experiencia vital en la que la mujer sufre una serie de cambios físicos y emocionales complejos, que requerirán de una adaptación y ajuste constantes. Por otra parte, también están las mujeres que padecen una enfermedad mental cuando se quedan embarazadas o las que han tenido problemas de salud mental en el pasado y temen enfermar de nuevo durante el embarazo o tras el parto. A la experiencia “estresante” de un embarazo hay que añadir las tensiones y preocupaciones producidas por los riesgos y tratamientos típicos de este período. Todo ello puede ser el desencadenante de distintas reacciones emocionales, que podrán variar del estrés emocional leve hasta trastornos psiquiátricos más graves (Reyes Carbajal, 2008). Aproximadamente, 1 de cada 5 mujeres experimentan depresión, ansiedad u otros problemas emocionales durante el período perinatal. Después del parto, el riesgo de presentación de trastornos afectivos es alrededor del 15% (Gaines, 2005). Es importante prevenir las alteraciones emocionales en el embarazo y postparto, debido a sus importantes consecuencias durante este período crítico: la adherencia deficiente a la atención prenatal, mayor riesgo de parto prematuro, aumento del uso de alcohol y otros tóxicos, problemas maritales, etc. De todos los riesgos, es particularmente importante las consecuencias que las alteraciones afectivas de la madre tienen sobre la creación de un vínculo de apego seguro, clave para el desarrollo emocional y cognitivo del niño, así como para sus futuras habilidades sociales.( Pide más información en la Clínica).

PROGRAMA DE EMBARAZO CONSCIENTE CON MINDFULNESS

Nuestro estado emocional afecta a nuestros hijos desde el embarazo. En los últimos años, numerosos estudios ha venido señalando que sufrir estrés y ansiedad durante el período gestacional puede tener importantes repercusiones sobre el bebé, como una mayor incidencia de partos prematuros y bajo peso al nacer. Así mismo, puede influir negativamente en el desarrollo cerebral del feto y afectar al posterior desarrollo evolutivo del niño. Es por ello de vital importancia que la propia embarazada oponga en en marcha conductas dirigidas al autocuidado y regulación emocional, lo que le permite alcanzar un mayor bienestar mental y repercutirá positivamente en el bebé. El entrenamiento en mindfulness (traducido al español como atención o conciencia plena)facilitará a la madre gestante, en cualquier período del embarazo, aprender a estar serena y tranquila ante los acontecimientos de la vida y los cambios propios de la gestación, reduciendo la ansiedad y eliminando muchos miedos irracionales en el embarazo. Constituye, además, un tratamiento complementario de elección para mujeres que pueden padecer algún problema de ansiedad y/o estado del ánimo, y para las que, debido a su embarazo, la prescripción farmacológica está contraindicada. Al mismo tiempo, mindfulness es una práctica que nos ayuda a ser conscientes de nuestro presente, por lo que puede ser de gran ayuda para incrementar el grado de conciencia del propio embarazo y vivir esta experiencia en plenitud, desarrollando una comunicación más amorosa con el bebé. (Solicita más información sobre este programa en tu clínica)

PROGRAMA PARA DEJAR DE FUMAR EN EL EMBARAZO Y PERÍODO DE LACTANCIA

El embarazo está considerado uno de los mejores momentos para abordar la deshabituación tabáquica, ya que durante estos nueves meses las mujeres se preocupan especialmente por su salud y por la del bebé que viene en camino. Es por ello que Clínica Cobián ofrece un “Programa para dejar de fumar en el embarazo y período de lactancia”.

A lo largo del programa, se incluyen diferentes técnicas psicológicas para facilitar el abandono del hábito tabáquico, así como prevenir la recaída posterior en el mismo: intervenciones motivacionales, reducción gradual de la ingestión de nicotina y alquitrán, autorregistros,  entrenamiento en manejo de estrés, estrategias para disminuir los síntomas del síndrome de abstinencia, estrategias para el control del aumento de peso corporal, control de estímulos, estrategias simples de prevención de recaídas y  feedback fisiológico del consumo de cigarrillos (CO en el aire expirado). El programa se adaptará a las necesidades especiales de cada participante y se desarrollará en un número variable de sesiones (entre 3 y 6), en función del perfil individual de cada paciente.
El consumo materno de tabaco de la mujer en el embarazo y posparto, está relacionado con numerosas patologías en el feto y en el recién nacido: complicaciones placentarias, embarazo ectópico, parto prematuro, abortos espontáneos, retraso del crecimiento, mortalidad perinatal y otras alteraciones en el recién nacido (bajo peso al nacer, infecciones respiratorias u otorrinolaríngeas, síndrome de muerte súbita del lactante). Así mismo se ha vinculado a trastornos cognitivos, emocionales y conductuales en los niños. Sin olvidar que el hábito tabáquico en la mujer, conlleva unos riesgos específicos que afectan principalmente a las áreas ginecológicas y de la reproducción.

Esta web utiliza cookies, puedes ver aquí la Política de Cookies. Si continúas navegando, estás aceptándola.